05 Jul
autónomos deducir los gastos de la comunidad vivienda

Autónomos en régimen de estimación directa que ejercen su actividad en su domicilio: ¿pueden deducirse los gastos de la comunidad?

¿Pueden los autónomos en régimen de estimación directa deducirse los gastos de la comunidad si ejercen su actividad en su domicilio? Es justo la pregunta que acaba de responder la Dirección General de Tributos en una Consulta Vinculante muy reciente (Consulta V0972-19, de 7 de mayo de 2019).

El caso concreto planteado
El consultante desarrolla una actividad económica determinando su rendimiento neto por el método de estimación directa simplificada. Dicha actividad se ejerce en un inmueble de su propiedad que está afecto en su totalidad al desarrollo de la misma.

Se plantea a la Dirección General de Tributos si los gastos de comunidad que satisface tienen la consideración de gastos deducibles de la actividad económica.

La respuesta de Tributos
En su respuesta, la Dirección General de Tributos determina lo siguiente:

1. Cumpliéndose tanto la correlación como los requisitos establecidos en la normativa (art. 28 de la Ley 35/2006 y art. 10.3 de la Ley 27/2014), los gastos objeto de consulta (gastos de comunidad) se considerarán fiscalmente deducibles en cuanto vienen exigidos para el desarrollo de su actividad económica.

2. El hecho de que los gastos objeto de consulta no se hayan tenido en cuenta para el cálculo de los correspondientes pagos fraccionados no impedirá su deducción en la declaración del Impuesto.

Normativa aplicable
El artículo 28 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, (BOE de 29 de noviembre) –en adelante LIRPF-, recoge las reglas generales para la determinación del rendimiento neto de las actividades económicas en régimen de estimación directa, remitiendo a las normas del Impuesto sobre Sociedades.

Ello nos lleva, razona la consulta, al artículo 10.3 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (BOE de 28 de noviembre), que dispone que “en el método de estimación directa, la base imponible se calculará, corrigiendo, mediante la aplicación de los preceptos establecidos en esta Ley, el resultado contable determinado de acuerdo con las normas previstas en el Código de Comercio, en las demás leyes relativas a dicha determinación y en las disposiciones que se dicten en desarrollo de las citadas normas”.

De acuerdo con lo anterior, la deducibilidad de los gastos está condicionada por el principio de su correlación con los ingresos, de tal suerte que aquellos respecto a los que se acredite que se han ocasionado en el ejercicio de la actividad serán deducibles, en los términos previstos en los preceptos legales antes señalados, mientras que cuando no exista esa vinculación o no se pruebe suficientemente no podrán considerarse como fiscalmente deducibles para el cálculo del rendimiento neto de la actividad económica que viniese desarrollando el contribuyente.

Además del requisito de que el gasto esté vinculado a la actividad económica desarrollada, deberán los gastos, para su deducción, cumplir los requisitos de:

1. Correcta imputación temporal
2. Registro en la contabilidad o en los libros registros que el contribuyente deba llevar
3. Estar convenientemente justificados.

Si se cumple la correlación y los requisitos, los gastos de comunidad sí son fiscalmente deducibles.

Buscar
Categorías

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies