16 Ene
tributación indemnización despido

Autónomos: ¿pueden desgravarse las cuotas abonadas a la Seguridad Social?

Hacienda se ha pronunciado en una Consulta Vinculante muy reciente sobre la posibilidad de deducirse en la declaración trimestral de IVA las cuotas abonadas a la Seguridad Social por los autónomos (Consulta V3221-19, de 22 de noviembre de 2019).

El caso concreto planteado

Un consultante se ha dado de alta como profesional autónomo abonando la cuota correspondiente a la Seguridad Social. Plantea la posibilidad de deducir dicha cuota en la declaración trimestral del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

La respuesta de Tributos

En primer lugar, Hacienda recuerda que el artículo 4.1 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA establece lo siguiente:

“Estarán sujetas al Impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en el ámbito espacial del Impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, incluso si se efectúan a favor de los propios socios, asociados, miembros o partícipes de las entidades que las realicen.”.

El apartado dos, letras a) y b), de dicho artículo señala que “se entenderán realizadas en el desarrollo de una actividad empresarial o profesional:

a) Las entregas de bienes y prestaciones de servicios efectuadas por las sociedades mercantiles, cuando tengan la condición de empresario o profesional.

b) Las transmisiones o cesiones de uso a terceros de la totalidad o parte de cualesquiera de los bienes o derechos que integren el patrimonio empresarial o profesional de los sujetos pasivos, incluso las efectuadas con ocasión del cese en el ejercicio de las actividades económicas que determinan la sujeción al Impuesto.”.

Por otra parte, de acuerdo con lo establecido en el artículo 5.uno de la Ley 37/1992, se reputarán empresarios o profesionales, a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido:

“a) Las personas o entidades que realicen las actividades empresariales o profesionales definidas en el apartado siguiente de este artículo.

No obstante, no tendrán la consideración de empresarios o profesionales quienes realicen exclusivamente entregas de bienes o prestaciones de servicios a título gratuito, sin perjuicio de lo establecido en la letra siguiente.

b) Las sociedades mercantiles, salvo prueba en contrario.

En este sentido, hay que tener en cuenta que el art. 5.2, establece que “son actividades empresariales o profesionales las que impliquen la ordenación por cuenta propia de factores de producción materiales y humanos o de uno de ellos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

En particular, tienen esta consideración las actividades extractivas, de fabricación, comercio y prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras y el ejercicio de profesiones liberales y artísticas.”.

En consecuencia, señala la Consulta, la entidad consultante tiene la condición de empresario o profesional y estarán sujetas al IVA las entregas de bienes y prestaciones de servicios que en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional realice en el territorio de aplicación del Impuesto.

El derecho a la deducción del IVA está regulado en el Capítulo I del Título VIII (artículos 92 a 114) de la Ley 37/1992.

El artículo 92 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido (LIVA) establece que:

“Uno. Los sujetos pasivos podrán deducir de las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido devengadas por las operaciones gravadas que realicen en el interior del país las que, devengadas en el mismo territorio, hayan soportado por repercusión directa o correspondan a las siguientes operaciones:

1.º Las entregas de bienes y prestaciones de servicios efectuadas por otro sujeto pasivo del Impuesto.

2.º Las importaciones de bienes.

3°. Las entregas de bienes y prestaciones de servicios comprendidas en los artículos 9.1.° c) y d); 84.uno.2.° y 4.º, y 140 quinque, todos ellos de la presente Ley.

4.º Las adquisiciones intracomunitarias de bienes definidas en los artículos 13, número 1.º, y 16 de esta Ley.

Dos. El derecho a la deducción establecido en el apartado anterior sólo procederá en la medida en que los bienes y servicios adquiridos se utilicen en la realización de las operaciones comprendidas en el artículo 94, apartado uno, de esta Ley.”.

En este sentido, señala la Consulta, la primera condición necesaria para que nazca el derecho a la deducción es que las cuotas del IVA sean soportadas en la adquisición de bienes y servicios por sujetos pasivos del tributo.

Además, es preciso que en el momento en que se realicen tales adquisiciones o se reciban estos servicios exista el propósito de destinarlos a una determinada actividad empresarial o profesional sujeta y no exenta por alguna de las exenciones contempladas en el artículo 20 de la Ley 37/1992.

Por tanto, concluye la Consulta, en la medida en que el consultante no soporta repercusión alguna, ni satisface el IVA con ocasión del pago de la cuota a la Seguridad Social no procedería el ejercicio del derecho a la deducción del Impuesto sobre el Valor Añadido respecto de operaciones por las que no se ha soportado o satisfecho el impuesto.

¿Estás pensando en darte de alta como autónomo o crear una sociedad en 2020? Pincha aquí para leer más artículos sobre este tema escritos por nuestro Equipo de Expertos. Y si necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con nuestro Equipo de Expertos para solicitar un presupuesto.

 

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies