05 Nov
ticket guardería fiscalidad

Hacienda vuelve a pronunciarse sobre la fiscalidad de los gastos de guardería

Hacienda ha vuelto a pronunciarse sobre la fiscalidad de los gastos de guardería. La Dirección General de Tributos reitera el criterio que ha venido manteniendo hasta la fecha en una Consulta Vinculante muy reciente (V2301-19, de 5 de septiembre de 2019).

El caso concreto planteado
La empresa en la que trabaja el consultante abona directamente a la guardería los gastos de custodia de su hijo, como parte de su retribución.

Se plantea la aplicación de la exención prevista en el artículo 42.3 b) de la LIRPF.

La respuesta de Tributos

En su Consulta, la Dirección General de Tributos recuerda en primer lugar que entre los rendimientos del trabajo en especie que el artículo 42.3 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF, considera exentos se encuentran, párrafo b)

“la utilización de los bienes destinados a los servicios sociales y culturales del personal empleado.

Tendrán esta consideración, entre otros, los espacios y locales, debidamente homologados por la Administración pública competente, destinados por las empresas o empleadores a prestar el servicio de primer ciclo de educación infantil a los hijos de sus trabajadores, así como la contratación, directa o indirectamente, de este servicio con terceros debidamente autorizados, en los términos que reglamentariamente se establezcan”.

Por tanto, el asunto que se plantea es la aplicación de esta exención al supuesto consultado.

Con carácter general, el artículo 42.1 de la citada Ley del Impuesto recoge la siguiente definición de rentas en especie:

“Constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda.

Cuando el pagador de las rentas entregue al contribuyente importes en metálico para que éste adquiera los bienes, derechos o servicios, la renta tendrá la consideración de dineraria”.

Los rendimientos del trabajo en especie deben distinguirse de aquellos otros supuestos, en los que se produce una simple mediación de pago por parte de la empresa respecto de gastos efectuados por el empleado; es decir, supuestos en que la empresa se limita a abonar una cantidad por cuenta y orden del empleado.

En estos casos, la contraprestación exigible por el trabajador a la empresa no consiste en la utilización, consumo u obtención de bienes, derechos o servicios, sino que se trata de una contraprestación que la empresa tiene la obligación de satisfacer de forma dineraria, si bien en virtud del mandato realizado por el empleado, el pago se realiza a un tercero señalado por este.

En definitiva, recuerda la Consulta, que el trabajador destina parte de sus retribuciones dinerarias a la adquisición de determinados bienes, derechos o servicios, pero el pago de los mismos se realiza directamente por el empleador.

En consecuencia, tratándose de simples mediaciones de pago realizadas en los términos descritos, no cabe entender que las cantidades abonadas por la empresa a un tercero se califiquen como rendimientos del trabajo en especie para el trabajador, sino que se tratará de una aplicación de los rendimientos del trabajo dinerarios a un determinado concepto de gasto.

No obstante, debe señalarse que no siempre que el empleador satisfaga o abone cantidades a terceros para que estos proporcionen a su trabajador el bien, derecho o servicio de que se trate estamos en presencia de retribuciones dinerarias, por considerar que existe mediación de pago.

Esto es así, razona la Consulta, porque en ocasiones la retribución en especie se instrumenta mediante un pago directo del empleador al tercero en cumplimiento de los compromisos asumidos con sus trabajadores, es decir, para hacer efectiva la retribución en especie acordada.

Para que opere tal supuesto, resulta necesario que la retribución en especie esté así pactada con los trabajadores, ya sea en el convenio colectivo o en el propio contrato de trabajo, es decir, que la empresa venga obligada (en función del convenio o contrato) a suministrarles el bien, derecho o servicio.

En tal supuesto, las cantidades pagadas por la empresa a los suministradores no se considerarían como un supuesto de mediación de pago, en los términos anteriormente señalados, sino como retribuciones en especie acordadas en el contrato de trabajo.

Por tanto, en el supuesto planteado en la consulta, en la medida en que se trate de una retribución en especie resultará aplicable la exención del artículo 42.3.b) de la Ley del Impuesto a los gastos de guardería, siendo indiferente a estos efectos quién haya contratado el servicio: empresa o empleado.

Fiscalidad de los gastos / ticket guardería

Pinche aquí para consultar más consultas abordadas en nuestro blog sobre los gastos guardería y tickets / vales guardería.

Buscar
Categorías

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies