23 Sep
IVA escape room

Socios que gestionan un local dedicado al escape room: ¿qué tipo de IVA se aplica a esta actividad: el general o el reducido del 10%?

Cada vez son más los locales que se abren para ofrecer actividades de escape room. Es justo el caso que le acaba de llegar a la Dirección General de Tributos respecto al IVA que corresponde aplicar a esta actividad: si el general o bien el reducido del 10% (actividades culturales) (Consulta Vinculante V1288-19, de 6 de junio de 2019).

El caso concreto enjuiciado

La consultante es una comunidad de bienes integrada por dos comuneros que ejerce una actividad comúnmente conocida como “escape room”, que consiste en juegos de escenificación de diferentes situaciones en un local habilitado a tal efecto, con el fin de que los participantes, empleando la lógica y el intelecto, vayan superando pruebas y consigan escapar de la habitación donde se encuentran.

Los comuneros aparecen disfrazados e interactúan con los jugadores y público participante en todo el desarrollo del juego.

Se plantea a la Dirección General de Tributos cuál es el tipo impositivo del Impuesto sobre el Valor Añadido aplicable a la mencionada actividad

La respuesta de Tributos

En primer lugar, Hacienda recuerda que la normativa (art. 4.Uno y el art. 11 de la Ley 37/1992, del IVA, LIVA) son de aplicación general.

Por tanto, también se aplican en este caso, por lo que el consultante tendrá la condición de empresario o profesional a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido cuando ordene un conjunto de medios personales y materiales, con independencia y bajo su responsabilidad, para desarrollar una actividad empresarial o profesional, sea de fabricación, comercio, de prestación de servicios, etc., mediante la realización continuada de las prestaciones de servicios consultadas, asumiendo el riesgo y ventura que pueda producirse en el desarrollo de la actividad.

Por otra parte, razona la Consulta, el artículo 12 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria establece lo siguiente:

“1. Las normas tributarias se interpretarán con arreglo a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 3 del Código Civil.

2. En tanto no se definan por la normativa tributaria, los términos empleados en sus normas se entenderán conforme a su sentido jurídico, técnico o usual, según proceda (…).”.

A este respecto, el artículo 3.1 del Código Civil prescribe que las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas.

A esto se suma que el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) define la palabra “espectáculo” en su primera acepción como: “1. Función o diversión pública celebrada en un teatro, en un circo o en cualquier otro edificio o lugar en que se congrega la gente para presenciarla.”.

En este sentido, concluye la consulta, si bien la actividad objeto de consulta podría tener la consideración de espectáculo en vivo, no parece que la misma tenga una finalidad cultural sino puramente lúdica y recreativa, por lo que no cabe la aplicación del tipo reducido del 10%, estando el servicio prestado por la comunidad de bienes consultante sujeto al IVA y tributando al tipo general del 21%.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies