18 Jun
informe banco de españa empleo no asalariado 2019

El Banco de España insta a aclarar la situación laboral de los riders

El Banco de España ha publicado hoy un informe en el que insta a aclarar la situación laboral de los riders, poniendo de manifiesto la necesidad de clarificar el estatus de los trabajadores que se encuentran en la frontera entre los asalariados y los no asalariados ante la aparición de nuevas formas de empleo.

Éstas son algunas de las principales conclusiones del Informe “Caracterización del empleo no asalariado en España desde una perspectiva europea”:

  • En España, el empleo no asalariado comprende en la actualidad el 16 % de los ocupados, tasa ligeramente superior a la media de la Unión Europea (UE).
  • Respecto a los trabajadores no asalariados de la UE, el empleo no asalariado en España presenta una menor proporción del total en las profesiones liberales de los servicios, en general asociadas a un mayor nivel de cualificación.
  • En España, la incidencia del empleo no asalariado económicamente dependiente de un solo cliente es relativamente moderada respecto a lo que ocurre en otros países europeos, pero destaca la elevada incidencia de los empleados no asalariados que eligen trabajar por cuenta propia por necesidad, ante la falta de alternativas.
  • En todos los países de la eurozona se observa una mayor riqueza en los hogares con un cabeza de familia no asalariado respecto a los hogares con un cabeza de familia asalariado, y España se coloca en una posición intermedia.
  • La figura del empleo no asalariado o por cuenta propia no siempre es sinónimo de trabajo independiente, asociado al estatus de emprendedor. Algunos trabajadores por cuenta
    propia, especialmente aquellos que dependen de solo un cliente, se encuentran en una situación muy próxima a la de un asalariado en términos de dependencia económica y de falta de autonomía en el desarrollo de su trabajo, pero no disponen, sin embargo, de la protección social que, en general, tienen los asalariados.
  • La necesidad de clarificar el estatus de los trabajadores que se encuentran en la frontera entre los asalariados y los no asalariados es cada vez más relevante, dado que están apareciendo nuevas formas de empleo en las que con frecuencia resulta difícil determinar quién es el empleador y quién el asalariado.
  • A la hora dentender la heterogeneidad de motivaciones que pueden encontrarse detrás de la situación del empleo no asalariado hay que analizar la del empleo económicamente dependiente, que engloba a los trabajadores que dependen de un único cliente, y la del empleo por motivo necesidad o autoempleo como último recurso, que comprende a los que eligen trabajar por cuenta propia por falta de alternativas.
  • Por nivel educativo, España mantiene una estructura de la población asalariada muy polarizada en comparación con Europa. España tiene un mayor porcentaje del colectivo con estudios superiores y del colectivo con estudios bajos, mientras que solo un 24% de los asalariados tienen estudios medios, lo que supone prácticamente la mitad que en Europa.
  • Esta estructura polarizada se mantiene también entre los no asalariados, aunque sesgada hacia los estudios bajos respecto a lo que se observa en la eurozona, de tal forma que el 40,5% de los autónomos y el 35,1% de los empleadores en España tienen estudios bajos, frente al 24,8% de los autónomos y el 20,1% de los empleadores europeos.
  • En cuanto a su distribución sectorial, el empleo no asalariado en España tiene un peso mayor respecto a la eurozona en las actividades de agricultura y en el agregado que incluye comercio, transporte y hostelería, y también es mayor la incidencia de estos sectores dentro del colectivo de no asalariados. Por el contrario, en el colectivo de trabajadores no asalariados, el porcentaje que representan los servicios de cualificación más elevada, como, por ejemplo, los profesionales independientes, es menor que el que se observa en Europa, algo que no ocurre en el empleo asalariado.

Perfil muy heterogéneo

El empleo no asalariado es muy heterogéneo. Las herramientas digitales asequibles que han ido surgiendo y los diferentes avances tecnológicos desempeñan un papel muy importante, al facilitar nuevos métodos de trabajo (incluyendo la economía colaborativa a través de plataformas on line y aplicaciones móviles).

Han brindado oportunidades para el desarrollo de nuevos negocios, que, a pesar de tener un tamaño pequeño, pueden ser competitivos. Junto a este colectivo, que aporta un gran valor a la economía, coexisten otras figuras con un perfil distinto, como los no asalariados por necesidad o los trabajadores no asalariados económicamente dependientes.

El fenómeno del empleo no asalariado económicamente dependiente engloba a trabajadores que dependen de un único cliente —en ocasiones su anterior empleador—, que se encuentran en una situación muy próxima a la de un asalariado convencional en términos de dependencia económica y de autonomía en el desarrollo de su trabajo, pero con menos acceso a los derechos y beneficios que típicamente se asocian al trabajo asalariado.

La emergencia de este fenómeno ha suscitado gran interés por su posible impacto en las relaciones laborales tradicionales y por las implicaciones para el diseño de políticas sociales, aunque su identificación no es sencilla.

Pinche aquí para conocer el Informe completo del Banco de España.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies