25 Jun

El Consejo Europeo acuerda una orientación general sobre la Directiva relativa a unas condiciones laborales transparentes y previsibles

El pasado jueves, 21 de junio de 2018, el Consejo Europeo acordó su posición de negociación (orientación general) sobre la Directiva relativa a unas condiciones laborales transparentes y previsibles. Ateniéndose a este mandato, la Presidencia del Consejo iniciará las negociaciones con el Parlamento Europeo tan pronto como este haya aprobado su posición.

Respecto a esta cuestión, Biser Petkov, ministro de Trabajo y Política Social de Bulgaria, ha explicado que “las nuevas formas de trabajo pueden suponer numerosas ventajas tanto para el trabajador como para el conjunto de la economía, pero hemos de asegurarnos de poder también hacer frente a cualquier problema que puedan plantear. Este proyecto de Directiva define una serie de derechos mínimos del trabajador, como parte de la respuesta a los desafíos que plantean las nuevas formas de trabajo”.

Un mercado laboral cada vez más complejo

El proyecto de Directiva aborda los desafíos que plantea la evolución del mundo del trabajo, en particular la creciente flexibilización del mercado laboral y, sobre todo, el mayor número de formas «atípicas» de trabajo, como el empleo temporal, a tiempo parcial o discontinuo, los contratos de cero horas, el trabajo según demanda y las relaciones de empleo multipartitas. A menudo, las nuevas formas de empleo no son tan regulares ni tan estables como las relaciones laborales tradicionales, y pueden suponer una menor previsibilidad para los trabajadores afectados, con la consiguiente incertidumbre respecto de los derechos y la protección social aplicables. Pueden incluso generar situaciones de gran dependencia y precariedad para el trabajador, que no tiene certeza de si trabajará o no —y cuándo— el día siguiente.

El proyecto de Directiva modifica las obligaciones existentes en materia de información de los trabajadores sobre aspectos esenciales de su trabajo; esta información ha de facilitarse por escrito y oportunamente. El plazo para la recepción de esta información se ha reducido: la información básica ha de recibirse en un plazo de una semana (en lugar de dos meses) a partir del primer día de trabajo, y la información restante en un plazo de un mes a partir del primer día de trabajo.

En esta información se incluyen el lugar y el tipo de trabajo, el tiempo de trabajo, la remuneración, la cantidad de vacaciones pagadas, la institución que recibe las cotizaciones sociales, el derecho a formación y el procedimiento de terminación de la relación laboral. Una de las novedades consiste en que, si el patrón de trabajo del trabajador es impredecible, el empleador tendrá que indicar de todas formas el periodo de referencia durante el cual se puede exigir al trabajador que lleve a cabo sus tareas y el preaviso mínimo correspondiente.

Derechos mínimos del trabajador

Se definen también una serie de derechos mínimos del trabajador, en particular:

-el derecho a limitar a seis meses la duración del periodo de prueba al inicio de la relación laboral

-el derecho a aceptar otro trabajo en paralelo con otro empleador

-el derecho a saber con una antelación razonable cuándo tendrá que realizar sus tareas

-el derecho a pedir un empleo más seguro y a recibir una respuesta escrita del empleador

-el derecho a recibir la formación obligatoria de manera gratuita.

Con esta Directiva se actualizará y derogará la Directiva 91/533/CEE vigente, que reglamenta el derecho del trabajador a que se le notifiquen por escrito los aspectos esenciales de la relación laboral.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies