24 Abr

Abandonar temporalmente el puesto en una línea de producción no implica necesariamente la declaración de procedencia del despido

En una fábrica, el buen funcionamiento de las líneas de producción es crítico para asegurar la productividad. Ahora bien, no todo abandono del puesto por parte de un empleado implica necesariamente la declaración de procedencia del despido. Así lo acaba de entender el TSJ de Galicia en una sentencia muy reciente de fecha 15 de marzo de 2019.

El caso concreto enjuiciado
El centro de trabajo donde prestaba sus servicios un empleado (ayudante de panadería) tiene tres turnos sucesivos, trabajando el empleado últimamente en horario de 4:30 a 13:30 horas, realizando en ocasiones alguna hora extra.

En fecha 23 de junio de 2018 el trabajador comenzó su jornada a las 3:30 horas junto a su compañero (L), teniendo este último una discusión con su encargado (M) y abandonando ambos la línea
de producción durante un tiempo.

La empresa comunicó al trabajador su despido disciplinario, en base a lo dispuesto en el artículo 25.3 del Acuerdo Marco estatal de pastelería, confitería, bollería, heladería, repostería y platos combinados (BOE 11 de marzo 1996) por remisión del artículo 19 del Convenio Colectivo sector industrias e despachos de panificación, confiterías, pastelerías, reposterías e pratos cociñados da provincia de Pontevedra (BOP 8/10/2013), en concordancia con lo dispuesto en el apartado d) del punto 2 del artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores.

Según los hechos contenidos en la carta de despido, el sábado 23 de junio de 2018, sobre las 11.00h de la mañana, mientras estaba realizando se produce un altercado entre usted, su compañero D. Ly su superior y responsable del obrador de panadería D. M que les recrimino que no estaban realizando correctamente su labor en el embalado. Ante lo que usted le respondió que no tenía por qué llamarles la atención, que se callara la boca.

Ante la insistencia de su superior, usted indica que se niega a seguir trabajando y amenaza con abandonar su puesto de trabajo. Ante esta escena el responsable de guardia P, se dirige a usted y a su compañero indicándole que tenía razón el responsable del obrador y les indica que continúen con el trabajo ya que de lo contrario se produciría una parada de línea de con el correspondiente retraso y costes.

A lo que usted contesta que le da igual, y que abandonan su puesto sobre las 11.20h cruzándose de brazos y diciendo que no trabaja. Esto conlleva a la parada de la línea de producción durante una hora, y modificación en la planificación de la producción hasta que usted se reincorpora a su puesto de trabajo sobre las 12.20h. La que retrasa la producción y aumenta los costes.

Así las cosas el pasado lunes 25 de junio de 2018, la responsable de recursos humanos y el jefe de producción de la planta D. Roque , se reúnen con usted indicándole que dicho comportamiento es inadmisible por lo que supone parar una lima de producción además de la falta de respeto a sus compañeros que ven retrasado su trabajador por no acatar las órdenes de dos superiores directos: el encargado de obrador de panadería y el responsable de guardia, y ocasionar el perjuicio a la empresa y sus compañeros de parar la línea de producción. A lo que usted contesta que le da igual. Que lo despidan.

La empresa entendía que los hechos eran lo suficientemente graves como para justificar el despido disciplinario.

La sentencia
Tanto el Juzgado de lo Social como el TSJ declaran la improcedencia del despido al entender que no se han acreditado los hechos de manera suficiente.

En su sentencia, el TSJ deja claro que el incidente descrito en la carta de despido no ha sido acreditado en los términos que en la misma se expone, y, en concreto, respecto de la intervención del trabajador y ahora impugnante.

El TSJ señala que el incidente o discusión no tuvo lugar entre el empleado y el encargado, sino entre un tercer trabajador y tal encargado.

Por otro lado, es cierto que el empleado abandonó la línea de producción “durante un tiempo “, pero no se concreta cuánto tiempo ni que tal abandono fuera imputable al mismo.

Por tanto, concluye el TSJ, tal y como consta en la sentencia recurrida, no consta que el temporalmente indeterminado abandono de la línea de producción fuera derivado de la voluntad del demandado, sino de un incidente en el que el mismo no tuvo intervención (el abandono se debió al altercado entre otro trabajador y el encargado).

Por tanto, concluye el TSJ, no existe incumplimiento acreditado, grave y culpable art. 54.1 ET-, que sea imputable al mismo. Y, en consecuencia, se desestima el recurso y se ratifica la declaración de improcedencia del despido.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies