20 Abr

Acuerdos: no se deduce necesariamente mala fe por parte de la empresa por el mero hecho de que la RLT considere la propuesta empresarial inasumible

Interesante sentencia de la Audiencia Nacional en materia de acuerdos o pactos de empresa en la que determina que no cabe necesariamente deducir mala fe por el hecho de que las propuestas empresariales se consideren inasumibles por la Representación Legal de los Trabajadores (RLT) (sentencia de la Audiencia Nacional de 29 de marzo de 2019).

En su sentencia, la AN se ciñe a los criterios establecidos por el Tribunal Supremo en su sentencia de 15 de enero de 2019, en la que establece qué requisitos y presupuestos deben darse para entender que se existe «buena o mala fe» en el proceso de negociación.

El caso concreto enjuiciado
Pretendiéndose que se declare la responsabilidad de la empresa en la imposibilidad de alcanzar un acuerdo sobre el plan de previsión social complementaria por mala fe en el proceso negociador, se desestima la demanda al no apreciar dicha mala fe.

La Audiencia Nacional entiende que hay varias propuestas sucesivamente mejoradas y que se ha suministrado información suficiente a los representantes.

En este sentido, razona la AN, no cabe deducir mala fe por el hecho de que las propuestas empresariales se consideren inasumibles por la RLT.

En concreto, UGT interpuso una demanda para solicitar que se declarase la responsabilidad de la empresa IBM en la imposibilidad de alcanzar el acuerdo preceptivo establecido en la Estipulación Quinta del Acuerdo de 11 de febrero de 2016, por mala fe de dicha empresa en el proceso de negociación (en materia del plan de previsión social).

La empresa negó haber negociado de mala fe, habiendo formulado siete propuestas -las dos últimas en el SIMA-, que le suponían un coste creciente, accediendo en las últimas a reconocer atribución de derechos.

Asimismo, la compañía negaba igualmente haber retenido información. La exposición de la empresa ofreció también datos sobre los despidos acaecidos y su causa, así como sobre la valoración de los derechos consolidados.

La sentencia
La Audiencia Nacional desestima la demanda interpuesta por el sindicato.

El caso concreto se centra en determinar si la compañía ha actuado con mala fe en la negociación orientada a llegar a un acuerdo sobre el nuevo Plan, sobre derechos consolidados pasados y sobre la cuantía y criterios para la determinación de las aportaciones futuras y la cobertura de las contingencias de los riesgos de actividad.

Se trata, en todo caso, razona la Audiencia, de un deber de negociar sobre estos items, por lo que ha de examinarse si la conducta de la empresa impidió materialmente llegar a un acuerdo al respecto.

Conviene recordar en este punto que, estando claro que ambas partes están obligadas a negociar bajo el principio de buena fe, «es claro que no puede confundirse este deber de negociar de buena fe con la obligación de convenir» y que «no existen cauces, ni constitucionales ni de legislación ordinaria, que permitan imponer una negociación en términos no deseados por uno de los que debían integrarla» ( STS 8-7-2015, rec. 248/2014 ).

Por tanto, razona la sentencia de la AN, no se trata de examinar la mayor o menor pertinencia de la posición empresarial en la mesa de negociación, sino si concurren o no los elementos que la jurisprudencia consolidada asocia a la negociación de buena fe.

Negociación de buena fe: sent. del TS de 15 de enero de 2019
La reciente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de enero de 2019 TS núm. 26/2019, de 15-1-19 plasma la doctrina sobre el deber de negociar de buena fe, que, a los efectos que ahora importan, podemos resumir como sigue, explica la AN:

1. Se trata de una mera especificación del deber general de buena fe que corresponde al contrato de trabajo y que en el campo de la negociación colectiva especifica el art. 89.1 ET.

2. La posición inamovible por parte de la empresa no conduce en todo caso a apreciar mala fe negociadora. Se ha apreciado mala fe cuando concurre la doble circunstancia de falta de información a la representación de los trabajadores y el mantenimiento a ultranza de la posición empresarial desde el inicio.

3. Concurre mala fe cuando la empresa se limita a exponer una posición inamovible, sin efectuar concesiones u ofrecer opciones.
Por el contrario, cuando se mantienen reuniones que habilitan para desarrollar de forma eficiente la negociación al constar propuestas concretas por parte de la empresa, no es posible afirmar que la compañía ha impedido la negociación.

Aplicación al caso concreto
Y aplicando lo dispuesto por el Tribunal Supremo al caso concreto, determina la AN, ha quedado acreditado que la empresa promovió la negociación del nuevo Plan, llevándose a cabo 17 reuniones, en las que realizó 8 propuestas.

En ellas abordó las aportaciones, prestación mínima garantizada en caso de fallecimiento o incapacidad en activo, instrumento, derechos en caso de baja. Desde la segunda constan también medidas sobre derechos consolidados pasados.

Desde su sexta propuesta se incorporan medidas de recuperación salarial, prestación garantizada en caso de fallecimiento o incapacidad en activo, y en su octava y última propuesta se alude a compensación extraordinaria por cambio al nuevo Plan. Las sucesivas propuestas incorporan mejoras respecto de las precedentes.

Además, deja muy claro la AN, una cosa es la mala fe negociadora y otra muy distinta que ninguna de las propuestas fuera considerada suficiente por la representación de los trabajadores, o que estos partan de ciertos postulados que consideran básicos y que la empresa no comparte.

Y por lo que respecta a la información suministrada por la empresa a los representantes de los trabajadores, la AN tampoco comparte la posición del sindicato.

Requirieron ingente información que se les suministró en plazos razonables y que les permitió calcular las diferencias de coste persona por persona. Así lo reconoció quien actuó como técnico de parte durante la negociación y que es autor del informe pericial que consta en autos, por lo que, concluye la AN en este punto, «no vemos un déficit informativo que haya pervertido o siquiera obstaculizado la negociación debidamente informada».

Por todo ello, desestima la demanda interpuesta por el sindicato. Recuerde que si necesita asesoramiento en materia laboral, fiscal&contable, no dude en contactar con nuestro Equipo de Expertos.

Buscar
Categorías

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies