22 Ago
despido y drogas sentencias

Avalado el despido disciplinario de un conductor por consumo de drogas aunque el accidente que sufrió no se debió al consumo de sustancias, sino al sueño o cansancio

El TSJ de Castilla y León ha declarado procedente (frente a la declaración de improcedencia del Juzgado de lo Social) el despido disciplinario de un trabajador (conductor) que sufrió un accidente por haber consumido drogas aunque la causa del accidente sufrido no fuese el consumo de tales sustancias sino el sueño o el cansancio (TSJ de CyL de 12 de julio de 2019).

El caso concreto enjuiciado
En fecha 19-7-2018 una empresa comunicó el despido disciplinario a un trabajador (conducto) con efectos del 20-7-2018, en que se le imputan dos faltas muy graves.

En concreto, una falta muy grave de fraude y deslealtad muy graves a la empresa, y otra de toxicomanía si repercute negativamente en el trabajo, arts. 90.3.5 y 80.3.7 del Convenio Colectivo de empresa de aplicación.

Con carácter previo se había abierto un expediente disciplinario al trabajador con las imputaciones antedichas, que éste contestó por escrito de 13,7-2018.

En dicho escrito, el trabajador alegaba que en el expediente se hace una conexión directa entre el accidente sufrido por trabajador cuando conducía un camión de la empresa el 29-6-2018 y la multa impuesta por la Jefatura de Tráfico al trabajador por presentar indicios de cocaína presentes en su organismo.

El trabajador entendía que la empresa estaba haciendo caso omiso a la causa real del accidente que la propia Jefatura atribuye a sueño debido al cansancio.

El Expediente del accidente de tráfico establece lo siguiente:
El accidente ocurrió el 29-6-2018, a las 5,24 horas, al salirse el vehículo de la calzada por la parte derecha, volcando sobre el lateral izquierdo, estableciéndose como causa: sueño.

Se indica en el párrafo correspondiente a drogas: no. Pese a lo anterior se cursó denuncia contra el actor por infracción del art. 14, apartado 1 del Código de Circulación, con detracción de 6 puntos, por “circular con el vehículo reseñado teniendo presencia de drogas en el organismo”.

El trabajador, que inició el viaje en que sufrió el accidente a las 24 horas del 28-7- 2018, había descansado los dos días anteriores, y en la noche del día 27 había ingerido cocaína.

En primera instancia, el Juzgado de lo Social declaró la improcedencia del despido al entender que los hechos no eran lo suficientemente graves como para justificar la procedencia.

La sentencia del TSJ
Frente al criterio del JS, el TSJ revoca la declaración de improcedencia y determina que el despido debe ser declarado procedente.

Razona el TSJ en su sentencia que “entendemos que la conducción del camión bajo los efectos de las sustancias prohibidas implica, además de un quebranto de la buena fe contractual y una deslealtad en las funciones encomendadas, la falta muy grave prevista en el artículo 80.7 del Convenio Colectivo”.

De manera que al haber incurrido el trabajador en esas faltas tipificadas como muy graves en el Convenio Colectivo aplicable, la sanción impuesta por la empresa (despido disciplinario) resulta ajustada a derecho.

Entendemos, razona el TSJ, que el apartado 7 del artículo 80 del Convenio Colectivo aplicable distingue entre los trabajadores no conductores y los conductores.

En el caso de los primeros (no conductores) para que pueda calificarse como muy grave la conducta la embriaguez no solo tiene que ser habitual, sino que tanto ésta como la toxicomanía (la habitualidad es consustancial) han de repercutir negativamente en el trabajo.

Sin embargo, deja claro la sentencia, en el caso de los conductores basta con superar la tasa de alcoholemia fijada reglamentariamente en cada momento durante el trabajo, así como la conducción bajo los efectos de las drogas, sustancias alucinógenas o estupefacientes.

Y precisamente, en esta última situación se hallaba el trabajador despedido, tal como consta en los hechos probados, puesto que había consumido cocaína menos de 48 horas antes de sufrir el accidente y ser denunciado por la Guardia Civil.

Por ello, es razonable considerar, entiende la sentencia, que se hallaba bajo los efectos de las drogas (la presencia de cocaína en sangre dura 48 horas) incluso aunque según el atestado de la Guardia Civil la causa del accidente sufrido no fuese el consumo de tales sustancias sino el sueño o el cansancio.

Por todo ello, el TSJ estima el recurso de la empresa y revoca la declaración de improcedencia efectuada en primera instancia por el Juzgado de lo Social.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies