07 Feb
despido disciplinario reincorporarse tarde por perder el vuelo

Avalado el despido disciplinario de un trabajador que perdió el vuelo de vuelta y retrasó su regreso varios días por faltas injustificadas de asistencia

Interesante sentencia del TSJ de en la que avala el despido disciplinario (por faltas injustificadas de asistencia) de un trabajador que, tras sus vacaciones, se reincorporó varios días más tarde de lo que debía al haber perdido su vuelo de regreso desde Senegal a España (sentencia del TSJ de Asturias de 18 de diciembre de 2018).

El caso concreto enjuiciado

Un empleado tenía vacaciones en el período del 22 de enero al 21 de febrero de 2018, debiéndose incorporar a su puesto de trabajo el 22 de febrero de 2018. El trabajador perdió el vuelo de regreso y retrasó su vuelta hasta el día 4 de marzo, alegando que era el primer vuelto con plazas libres.

La compañía le comunicó su despido disciplinario (con base al art. 54 a. y d. del ET), alegando lo siguiente:

«El pasado 22 de enero comenzó a disfrutar su periodo vacacional anual de 31 días naturales reconocidos en el Convenio Colectivo de aplicación, finalizando el mencionado periodo de descanso el pasado 21 de febrero de 2018, debiéndose incorporar a su puesto de trabajo el siguiente día laboral, es decir, el 22 de febrero de 2018.

Que dicha incorporación no se ha producido hasta la fecha de la presente (6 de marzo de 2018, fecha de comunicación del despido), es decir, que usted no se ha presentado en su puesto de trabajo desde el pasado 22 de febrero de 2018 y hasta la fecha actual no ha presentado documentación alguna que justifique sus ausencias, produciéndose un total abonado en su puesto de trabajo y de la relación laboral que le une a esta empresa.

Que la dirección ha entendido que le ha dado un tiempo más que suficiente (13 días) para que justificara las ausencias y desde luego se incorporara a su trabajo, con las graves consecuencias que estas ausencias producen en la actividad laboral de la empresa, así como el malestar general del resto de compañeros de ser permitidas».

Frente a los hechos imputados en la carta de despido, el trabajador alegaba que cuando perdió el vuelo lo puso inmediatamente en conocimiento de la empresa vía telefónica y también vía Whatsapp a través de Doña Inocencia (socia de la empresa), sin que desde la dirección se le pusiese objeción a la incorporación a su puesto de trabajo a la llegada, lo cual hizo el día 6 de marzo de 2018 (el trabajador alegaba que había avisado de esta fecha a la empresa).

La sentencia

Tanto el Juzgado de lo Social como el TSJ avalan la declaración de procedencia del despido. En su sentencia, el TSJ desestima las alegaciones del trabajador.

Respecto del billete de avión, el TSJ entiende que únicamente figura la impresión de un archivo pdf incorporado en la conversación de whatsapp, que tiene una difícil lectura, carece de eficacia probatoria y, en cualquier caso, no podría acreditar más que el hecho del vuelo en sí en la fecha indicada.

Por lo que se refiere a la conversación efectuada mediante la aplicación Whatsapp,, entiende el TSJ que el trabajador aportó en el acto de juicio oral unas imágenes de los textos de una conversación reflejados en la pantalla de un dispositivo electrónico (móvil, tableta, ordenador), que no son un documento en sentido estricto y carecen de cualquier garantía de fehaciencia o certidumbre, por lo cual son también ineficaces para alterar el relato judicial.

Además, razona la sentencia, la conversación de Whatsapp se limita a recoger que uno de los interlocutores dice «Estaba trabajando por eso no oí las llamadas. Ya les comento a ellos lo q pasa. Y q quieres hacer?», y el otro contesta «Es que no hay otra fecha», «Que el día 4», lo cual, entiende el tribunal, en modo alguno acredita el texto propuesto.

El TSJ recuerda que el art. 54.1 del Estatuto de los Trabajadores faculta al empresario para despedir cuando el incumplimiento del trabajador es grave y culpable. Entre los incumplimientos el art. 54.2 a) del mismo texto legal incluye las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.

Además, conforme al art. 39.2.3 b) del Convenio Colectivo de recuperación y reciclado de residuos y materias primas secundarias (aplicable en este caso), aplicado en la relación laboral del demandante, es falta muy grave faltar al trabajo tres días en un mes, sin causa o motivo que lo justifique; y a tenor del art. 39.4 de dicho Convenio la comisión de esta infracción faculta a la empresa para despedir al trabajador.

En este caso, razona el TSJ, el empleado faltó al trabajo durante ocho días laborales, ya que el 22 de febrero de 2018 tenía que incorporarse, finalizado el periodo vacacional, y no lo hizo hasta el 6 de marzo de 2018. Tal demora no la justificó pues la sentencia de instancia no considera acreditadas sus explicaciones y solo apunta que el trabajador habló por teléfono con una empleada de la empresa indicándole que está buscando billete pero son muy caros y no hay plazas hasta el día 4 de marzo.

El trabajador, razona el TSJ, necesitaba acreditar que efectivamente sus manifestaciones verbales tenían una base real y constituían una razón objetiva para demorar la vuelta. No

lo acreditó, como indica la Juzgadora de instancia, por lo que su tardía reincorporación carece de justificación y, por tanto, concluye la sentencia, constituye una falta muy grave que permite a la demandada imponer la sanción de despido.

Recuerde que si su empresa necesita asesoramiento en materia laboral, fiscal&contable, no dude en contactar con nuestro Equipo de Expertos.

Buscar
Categorías

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies