05 Mar
despido improcedente opción de indemnización no basta consignar

Despido improcedente: ingresar la indemnización en la cuenta de consignaciones no basta para entender que la empresa opta por indemnizar

Despido improcedente. La empresa debe manifestar de forma expresa que opta por la indemnización. Ingresar el importe de la indemnización en la cuenta de consignaciones no supone el ejercicio de dicha opción (sent. del Tribunal Supremo de 4 de febrero de 2020, en unificación de doctrina).

El caso concreto enjuiciado

La cuestión a resolver es la de determinar si el ingreso en la cuenta de consignaciones del juzgado de la suma correspondiente a la indemnización en caso de despido improcedente, puede considerarse como opción tácita de la empresa por la resolución indemnizada de la relación laboral, cuando no ha manifestado expresamente por escrito o mediante comparecencia su voluntad de optar por el pago de la indemnización.

La sentencia recurrida es la dictada por la Sala Social del TSJ de Madrid de 2 de marzo de 2017, rec. 950/2016, que acoge el recurso de la empresa y considera válidamente ejercitada de forma tácita la opción empresarial en favor de extinguir la relación laboral, una vez que ingresa en la cuenta de consignaciones del órgano judicial la suma correspondiente y al día siguiente comunica por escrito al juzgado que dicho ingreso lo ha sido en concepto de indemnización.

Contra dicha sentencia recurre el trabajador en casación unificadora, articulando a tal efecto un único motivo en el que denuncia infracción de los arts. 56. 3 ET y 110.3 LRJS.

Sostiene la defensa del trabajador que el ingreso de la indemnización en la cuenta de consignaciones no equivale al ejercicio de la opción empresarial por la extinción indemnizada del contrato de trabajo, que únicamente puede efectuarse de manera expresa por escrito o comparecencia.

La sentencia del Supremo

El TS da la razón al trabajador y determina que no basta con consignar el importe de la indemnización y que la opción por la indemnización ha de efectuarse de manera expresa por parte de la empresa.

Razona el Supremo que el art. 110. 1 letra a) LRJS, dispone expresamente lo siguiente:

“En el acto de juicio, la parte titular de la opción entre readmisión o indemnización podrá anticipar su opción, para el caso de declaración de improcedencia, mediante expresa manifestación en tal sentido…”;

Además, se exige igualmente en este caso una expresa manifestación del empresario en favor de la opción, en lo que evidencia que esa declaración de voluntad ha de ser necesariamente inequívoca, clara y concluyente, sin admitir ninguna otra manifestación que no pase por su expresa y terminante expresión ante el órgano judicial.

Avala esta conclusión, y cierra definitivamente el círculo, deja claro el Supremo, lo que dispone el art. 56.3 ET , al indicar que

“En el supuesto de no optar el empresario por la readmisión o la indemnización, se entiende que procede la primera”, previniendo de esta forma una opción tácita en favor de la readmisión.

Esto, entiende el Supremo, constata que se quiere con ello evitar cualquier posibilidad de admitir por el contrario una opción tácita favorable a la extinción indemnizada de la relación laboral, incompatible y contraria a esa previsión legal.

Destacar finalmente, apunta el Supremo, lo fácil y sencillo que resulta para el empresario el cumplimiento de estos requisitos formales, que se resumen en la simple y mera presentación de un escrito o la realización de una comparecencia ante el juzgado,  con lo que no se le impone el cumplimiento de ninguna carga que pudiere calificarse como excesivamente gravosa y que de alguna forma pudiere justificar por este motivo una interpretación flexibilizadora de la norma.

Por todo ello, da la razón al trabajador.

Buscar
Categorías

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies