05 Ene
despido disciplinario y Facebook sentencias

Despido procedente al acreditar la empresa que el trabajador falseaba los datos de kilómetros y gastos por la información colgada en su Facebook

Las redes sociales como Facebook pueden utilizarse como prueba para justificar un despido disciplinario. Un ejemplo es esta sentencia muy reciente en la que un Juzgado de lo Social declara procedente el despido disciplinario de un trabajador por haber haber pasado a la empresa hoja de gastos de kilometraje por viajes no realizados en distintos y múltiples lunes de distintos meses del año 2017 por la ruta Ciudad Real-Alcázar, ruta que no hacía realmente, pues la ruta concreta que realizaba, conforme ofrecía en su página de “Facebook”, era otra distinta (sentencia del Juzgado de lo Social de Ciudad Real de 3 de septiembre de 2018).

El caso concreto enjuiciado

Un empleado prestaba sus servicios para una muuta en virtud de un contrato celebrado el 23-5-2007, convertido en indefinido el 23-11-2007, primero como comercial en Málaga, y después, desde 2014 y dentro del Grupo Profesional I, nivel retributivo 3 con la categoría de delegado, en la delegación de Ciudad Real y Alcázar de San Juan, percibiendo un salario anual de 40.448,43 euros.

El día 19-1-18 el trabajador recibe un pliego de cargos en el que se imputan determinados hechos que pudieran ser constitutivos de faltas muy graves de desobediencia a las órdenes de sus superiores, de falseamiento voluntario de datos e informaciones de la empresa, de fraude, deslealtad y abuso de confianza en las gestiones encomendadas de las previstas en el artículo 64.3 m), h) y a) respectivamente, concediendo un plazo de 4 días a fin de que formulara alegaciones, eximiendo al trabajador de acudir a su puesto de trabajo durante esos días.

El trabajador contestó a través de su correo electrónico en el siguiente sentido: “es muy difícil responder a esta serie de acusaciones concretas sin tener acceso a datos del sistema, archivos de la oficina, agenda,….pero me basaré en mi memoria que creo suele ser bastante fiable”.

El día 26-1-18, la empresa entregó al trabajador carta por la que se acuerda el despido disciplinario con efectos del mismo día por hechos idénticos que los anteriormente indicados en su pliego de cargos. El Convenio Colectivo aplicable es el de ámbito estatal para el sector de entidades de seguros, reaseguros y mutuas colaboradoras con la Seguridad Social.

La sentencia

El Juzgado de lo Social falla a favor de la empresa y declara procedente el despido al entener que los hechos alegados en la carta han quedado acreditados y revisten la gravedad suficiente como para justificar el despido.

En concreto, en la carta de despido se invocan las faltas de los párrafos a, h y m del artículo 64.3 del Convenio de aplicación. La letra a) recoge el fraude, la deslealtad y

el abuso de confianza en las gestiones encomendadas. La letra h) recoge el falseamiento voluntario de datos e informaciones de la empresa y la letra m), la desobediencia a las órdenes de los superiores, así como el incumplimiento de las normas específicas de la entidad que impliquen quebranto manifiesto de disciplina o de ellas derive grave perjuicio para la empresa.

En cuanto a los hechos concretos que recoge la carta y que vienen a englobar dichas faltas, de las pruebas practicadas en el plenario, documental y testifical de ambas partes, se acredita que las mismas han sido cometidas por el trabajador actor. Así, ha quedado demostrado que el trabajador ha dejado de acudir a su puesto de trabajo en varios ocasiones sin causa justificada para ello y sin

embargo ha justificado gastos de kilometraje por acudir a su trabajo en estas ocasiones, ha pasado hoja de gastos por kilometraje a la empresa de viajes que no ha realizado en los términos y con los destinos justificados a la demandada, así como ha acudido a su puesto de trabajo, durante varios lunes, con varias horas de retraso.

En concreto, en lo que respecta a los gastos pasados a la empresa y que son fraudulentos, se trata en concreto de viajes realizados desde Málaga a Ciudad Real a través del sistema “Blablacar”, en los que el empleado ofrecía el servicio de transporte desde la localidad de origen hasta la de trabajo, hecho documentado y reconocido por el propio actor. En este sentido, razona la sentencia, se trata de una práctica regulada en este caso y que el empleado puede perfectamente realizar, sin que por ello sea objeto de reprochabilidad alguna por la empresa.

Ahora bien, deja claro el tribunal, lo que sí es una conducta reprochable es lo que recoge la carta de despido, esto es, haber pasado a la empresa hoja de gastos de kilometraje por viajes no realizados en distintos y múltiples lunes de distintos meses del año 2017 por la ruta Ciudad Real-Alcázar, ruta que no hacía realmente, pues la ruta concreta que realizaba, conforme ofrecía en su página de “Facebook”, era la de Málaga-Ciudad Real, lo cual supone una falsedad de datos transmitidos a la empresa, como recoge su carta de despido.

Con respecto a este dato, se afirma por el actor que fue el director comercial quien le autorizó, incluso le aconsejó que facturara gastos de kilometraje desde Ciudad Real a Alcázar, en vez de desde Málaga. Sin embargo, el director comercial niega dicha afirmación.

En este sentido, razona la sentencia que “no deja de sorprender que pese a la afirmación que hace la defensa del trabajador responsabilizando al director comercial de su actuación, que su defensa en el plenario no dirija ninguna pregunta en este sentido al testigo, de modo que de forma muy somera en el interrogatorio al director comercial, solo le pregunta si sabía que los viernes se marchaba a Málaga, algo totalmente intranscendente y ajeno a las causas del despido”.

Por todo ello, avala la actuación de la empresa y declara la procedencia del despido.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies