19 Mar
Tribunal Supremo nulidad de un ERTE por cláusulas abusivas 2019

Suspensión temporal de contratos: el TS anula un acuerdo pactado con los representantes al entender que es ilícita una cláusula que permita contratar nuevos empleados para realizar labores ordinarias de la empresa

Interesante sentencia del Tribunal Supremo en materia de suspensión temporal de contratos de trabajo por causas técnicas, organizativas, productivas o económicas en la que se logra acuerdo con los representantes de los trabajadores (sentencia del TS de 14 de febrero de 2019).

Se produce la impugnación del acuerdo por la Autoridad Laboral y finalmente el Tribunal Supremo declara la nulidad del acuerdo al entender que no se puede pactar en el mismo:

1. Una cláusula que facilite la contratación de nuevos trabajadores para realizar labores ordinarias de la empresa.

2. Una cláusula que imponga la inclusión automática en el ERTE a trabajadores que ingresen en la empresa por subrogación en actividades de otra.

El caso concreto enjuiciado

Una compañía formula Recurso de Casación contra la sentencia de la Sala de lo Social de Canarias -sede de Santa Cruz de Tenerife- de 26 de mayo de 2017, dictada en el procedimiento de oficio nº 1/2017 en virtud de demanda formulada por la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Canarias contra la compañía y diversos trabajadores, miembros del Comité de Empresa, como firmantes del acuerdo.

La demanda se amparó en el artículo 148 LRJS y solicita la nulidad del acuerdo de 31 de octubre de 2016 con el Comité de Empresa que dio lugar a la suspensión de contratos en la empresa demandada por entender que el acuerdo contiene dos preceptos contrarios a derecho y cuya aplicación puede suponer un fraude de ley.

En concreto; se refiere al punto cuarto del acuerdo en el que se establece que “Las partes acuerdan la necesidad de realizar contrataciones temporales”, y al punto séptimo en el que se establece que “si durante la duración del ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) se incorporan nuevas personas a la plantilla pudieran ser afectadas por el ERTE al tener similares contratos que los afectados, la Comisión de Seguimiento adoptaría los acuerdos necesarios para la inclusión de estas personas en el actual ERTE”.

La sentencia

El Tribunal Supremo desestima el recurso interpuesto por la empresa y confirma la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que declaró la nulidad del acuerdo al entender que las dos cláusulas mencionadas eran abusivas.

1. Ilegalidad de la cláusula sobre contrataciones temporales

La cláusula cuarta del acuerdo dispone textualmente que “Las partes acuerdan la necesidad de realizar contrataciones temporales”, contrataciones que, por otro lado, se realizaron, según ha quedado acreditado.

De entrada, deja muy claro el Tribunal Supremo, tal previsión va radicalmente en contra de la finalidad a la que responde el artículo 47 ET.

En efecto, lo que caracteriza este tipo de medidas suspensivas contenidas en el artículo 47 ET es el carácter coyuntural de la situación negativa de la empresa que provocan las causas técnicas, organizativas, productivas o económicas.

Por ello la regulación de la norma y de su desarrollo reglamentario en el RD 1483/2012 de 29 de octubre, es extraordinariamente flexible, al punto que permite no sólo las reducciones de jornada sino la entrada y salida de cada trabajador en la situación de suspensión en atención a los acontecimientos que se produzcan en la actividad productiva de la empresa y previo acuerdo de la comisión de seguimiento y notificación a la autoridad laboral a efectos de desempleo.

En estas condiciones, concluye el Supremo en cuanto a esta cláusula, resulta contrario a la letra y al espíritu del artículo 47 ET mantener a los trabajadores en estado de suspensión y, al mismo tiempo, autorizar en el acuerdo, de manera genérica e indeterminada, la posibilidad de la empresa de recurrir a la contratación temporal.

2. Ilegalidad de la cláusula sobre incorporación de nuevos empleados afectados por el ERTE

Más sencillo, deja muy clara la sentencia, resulta argumentar la ilegalidad de la cláusula del acuerdo que dispone que “si durante la duración del ERTE se incorporan nuevas personas a la plantilla pudieran ser afectadas por el ERTE al tener similares contratos que los afectados, la Comisión de Seguimiento adoptaría los acuerdos necesarios para la inclusión de estas personas en el actual ERTE“.

La empresa afirmaba que esacláusula tenía por finalidad la extensión del ERTE a trabajadores subrogados convencionalmente.

El TS entiende que fuera esa la razón o la contratación directa de trabajadores, la solución sería la misma, dado que, sin necesidad de grandes argumentaciones, resulta evidente que es frontalmente ilegal situar a trabajadores de nueva contratación en el seno de una situación suspensiva que se pactó en un acuerdo anterior a que tales trabajadores ingresaran en la empresa; en la medida en que no podían verse afectados al no ser trabajadores de la empresa.

Tal ilegalidad resulta mucho más evidente en los supuestos de subrogación convencional a que se refiere la empresa, pues tales trabajadores se incorporarían en las condiciones previstas en el artículo 44 ET, especialmente en lo referente al convenio aplicable -que podría establecer disposiciones específicas sobre la materia- y, por lo que atañe a sus órganos de representación – párrafo 5 artículo 44 ET -, podrían continuar en sus funciones a pesar de la subrogación, en función de las circunstancias y, en consecuencia, ser los únicos legitimados para negociar una suspensión de contratos por las causas que establece el artículo 44 ET.

Resulta, por tanto evidente, concluye el Supremo, la ilegalidad de la cláusula examinada, teniendo en cuenta, además, que su posible aplicación constituiría, al igual que las consecuencias de la cláusula examinada anteriormente, un fraude para obtener indebidamente prestaciones de desempleo.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies