03 Abr

Tribunal Supremo: responder a una consulta del Comité de Empresa sobre la reincorporación de un trabajador que “la empresa no tiene inconveniente a reincorporar” no implica la existencia de un precontrato

Interesante sentencia dictada por el Tribunal Supremo en materia de precontrato. En ella, desestima el recurso interpuesto por un trabajador y confirma la sentencia dictada por el TSJ del País Vasco al entender que el hecho de que una empresa conteste a una consulta elevada por el comité de empresa sobre la posibilidad de reincorporación del trabajador, manifestando que “la empresa no tendría inconveniente en ello” no implica la existencia de un precontrato (sentencia del Tribunal Supremo del 26 de febrero de 2019).

El caso concreto
La cuestión suscitada en el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por un trabajador ante el Tribunal Supremo se centra en determinar si, si en virtud de un acuerdo suscrito entre empresa y comité de empresa, la compañía estaba obligada a contratar al demandante.

A tal fin, la parte recurrente (trabajador) ha formulado el recurso señalando como sentencia de contraste la dictada por la Sala de lo Social del TSJ de Extremadura de 14/11/2001 (recurso 501/01 ), y denunciando como precepto normativo infringido el art. 1255 , 1256 , 1088 , 1089 , 1101 , 1725 , 1468 , 1902, 4.3 del Código Civil.

La sentencia del Supremo
El Tribunal Supremo ratifica la sentencia del TSJ del País Vasco que dejaba claro que no es posible hablar de la existencia de precontrato laboral alguno que reúna los requisitos que exige la jurisprudencia para demandar por su incumplimiento.

Y esto es así, puesto que no hay una manifestación de voluntad (ni expresa ni tácita) sobre trabajo y funciones a realizar, remuneración, duración ni lugar de trabajo, circunstancias básicas que se estiman deben constar para que los tratos preliminares adquieran naturaleza de precontrato.

Además, el trabajador no participó ni formó parte alguna de dicho acuerdo, ni tampoco ha existido aceptación. Y a esto su suma que tampoco la empresa manifestó su voluntad de obligarse por el mismo.

En definitiva, en este caso la empresa contestó a una consulta elevada por el comité de empresa sobre la posibilidad de reincorporación del trabajador, manifestando la empresa que no tendría inconveniente en ello. Pero esto no equivale a un precontrato ni genera obligaciones para la compañía.

Y en cuanto a la posible existencia de sentencias contradictorias, el Tribunal Supremo entiende que no se produce tal cosa en este caso, puesto que se trata de supuestos muy diferentes con una casuística diferente.

Entre otros factores, razona el Supremo, en la sentencia recurrida se trata de hacer valer un documento en el que se hace referencia a la contratación de un tercero, sin que en momento alguno conste la autorización a tales efectos del tercero para que actuasen en su representación, mientras que en la sentencia de contraste se está haciendo valer un acuerdo en el que las partes que lo suscriben tiene y ostenta la representación necesaria a los fines allí pactados.

Además, el contenido de cada uno de los documentos sobre los que se quiere hacer descansar la pretensión es diferente con lo cual, a la hora de interpretar la voluntad de las partes en cada caso, no es posible apreciar que los pronunciamientos sean contrarios.

Recuerde que si su empresa necesita asesoramiento en materia laboral, fiscal&contable, no dude en contactar con nuestro Equipo de Expertos.

Buscar
Categorías
Loading

Llámanos

x

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas, consideramos que aceptas el Uso de cookies